Lifting endoscópico de tercio superior

Qué quieres mejorar:
Lifting endoscópico de tercio superior

Uno de los primeros signos de envejecimiento, que puede empezar a ser evidente entre los 30 y 40 años es la caída de las cejas, que ocasiona una mirada de aspecto cansado y envejecido.

La caída de las cejas provoca un aparente exceso de piel en el párpado superior y acentúa las arrugas periorbitarias (“patas de gallo”); además, el esfuerzo inconsciente por abrir más los ojos hace que utilicemos más el músculo frontal, con la inevitable aparición de arrugas horizontales en la frente.

El lífting endoscópico de tercio superior permite la recolocación de las cejas y el tratamiento de las arrugas frontales, periorbitarias y del entrecejo sin dejar cicatrices evidentes.

Los tejidos se trabajan a distancia, guiados por una cámara endoscópica y a través de unas incisiones mínimas (1,5cm aproximadamente) que quedan escondidas entre el cabello.

El tiempo de recuperación completa será de unos 10 días, aunque al 4º o 5º día el aspecto ya no delata que haya habido ninguna intervención.